20 sept. 2018

Los accidentes laborales causan 359 muertes hasta julio, uno más que en 2017

Los accidentes laborales causan 359 muertes hasta julio, uno más que en 2017Los accidentes laborales causaron 359 víctimas mortales en los siete primeros meses de año, uno más que en el mismo periodo de 2017, según los últimos datos publicados por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social.
Al desglosar este dato, 282 de los accidentes mortales se produjeron durante la jornada de trabajo, lo que supone 4 fallecidos menos que un año antes.
En los accidentes "in itinere", aquellos que se producen en el trayecto hacia o desde el trabajo, perdieron la vida 77 trabajadores, 5 más que en 2017.
Respecto a los accidentes mortales en el transcurso de la jornada laboral, la mayoría se dio en el sector servicios, con 151 fallecidos; seguido de la industria, con 53; la construcción, con 44, y el agrario, con 34.
Resultado de imagen de accidentes laboral terrorismo patronal Por sexo, perdieron la vida 268 hombres, 8 menos que en 2017, frente a 14 mujeres, 4 más que un año antes.
En total, hasta julio se registraron 351.796 accidentes laborales con baja, 11.790 más que en 2017.
De ellos, 303.876 ocurrieron durante la jornada laboral, 9.646 más, mientras que 47.920 fueron "in itinere", 2.144 más.
Asimismo, en los siete primeros meses de este año se notificaron 422.130 accidentes sin baja, lo que supone un descenso en 5.643 personas respecto al mismo periodo de 2017.

“Usted lo que necesita no es un psicólogo sino un sindicato”

La medicina y la psicología en muchas (muchísimas) ocasiones son utilizadas como instrumentos de atomización de las respuestas colectivas, de responsabilización individual sobre problemas en los que la responsabilidad hace mucho que quedó fuera del individuo
Resultado de imagen de "Usted lo que necesita no es un psicólogo sino un sindicato"De tan manida que está esta frase ya no sabemos dónde la escuchamos o leímos por primera vez, aunque sí recordamos haberla vista encabezando algún titular de prensa e incluso la hemos repetido en alguna charla porque, ciertamente, tiene pegada.
El problema es que, a veces, de mucho manosear un dilema se acaba alejando un poco de su significado original (o de su significado más potente, incluso si éste no era el original).
Cuando Juan José o Miriam vienen a consulta pidiendo ir al psicólogo/psiquiatra/psicoterapeuta porque trabajan para una empresa de trabajo temporal donde curran semana sí semana no en trabajos físicos que les dejan hechos polvo y con una inseguridad financiera que hace que no puedan dormir porque no saben si el mes que viene podrán pagar el alquiler y la factura de la luz, decirles que lo que necesitan es un sindicato y no un psicoterapeuta no tiene mucho que ver con la persona a la que ha de ser referido, sino con que la respuesta a su problema no puede ser individual, aunque desde la individualidad tratemos de ayudarles.
La medicina y la psicología en muchas (muchísimas) ocasiones son utilizadas como instrumentos de atomización de las respuestas colectivas, de responsabilización individual sobre problemas en los que la responsabilidad hace mucho que quedó fuera del individuo. Ahí es donde la dicotomía “psicólogo/ sindicato” cobra su máxima relevancia.
A su vez, pensar inmediatamente en psicoterapia cuando vemos a alguien angustiado habla más de nosotros y nuestra capacidad de escucha que de quien está relatando su malestar. Qué nos ha pasado y qué sociedad ha ido cristalizando a nuestro alrededor para que, cuando alguien expresa sufrimiento ante nosotros, solo seamos capaces de pensar en que esa persona tiene que corregir algo dentro de sí, localizar una pauta-problema y sustituirla por mecanismos más adaptativos.
Es evidente que la psicoterapia puede resultar útil en un millar de situaciones distintas, pero es preocupante que sea la única solución que nos viene a la cabeza ante el malestar ajeno. Si vas andando por el campo y te encuentras a una persona conocida cuya pierna se ha quedado atrapada en un cepo para osos, ¿tu primera reacción es decir “vas a tener que ir a traumatología a que te reparen esos huesos astillados”? Es obvio que las heridas requerirán tratamiento, pero también parece obvio que tu primera reacción será intentar liberar a tu amigo del cepo.
Es cierto que no siempre los cepos en los que nuestro entorno o nosotros mismos nos vemos atrapados son evidentes y casi nunca son tangibles de forma directa. No puedes intentar desarticular la bisagra de una explotación laboral, de una burbuja de vivienda, del clasismo, machismo y racismo estructurales, de las crisis vitales, etc. Pero entre desarticular un cepo haciendo palanca y solo ser capaz de ver soluciones técnicas a largo plazo como la psicoterapia debería haber un espectro continuo de opciones en el que pudiéramos encontrar tantas vías de alivio como sujetos sufriendo. Y sin embargo nos encontramos una tendencia masiva a encasillar el sufrimiento en el, poco a poco, único lugar donde podemos darle cabida.
A su vez, la palabra “psicoterapia” no está exenta de carga política. Hay múltiples escuelas psicoterapéuticas que, como refleja la célebre figura de la carrera en Alicia en el país de las maravillas, “todas han ganado y todas deben recibir su premio”, es decir, todas son potencialmente igual de útiles porque su baza fundamental es el vínculo entre paciente y terapeuta, independientemente de la escuela aplicada. Sin embargo, cuando entramos a una librería y vemos la sección dedicada a este tema, nos encontramos una aplastante mayoría de discurso de autoayuda, coaching, motivación para el emprendimiento, etc. Si alguien ajeno a nuestra sociedad viera esas estanterías, extrapolaría una idea un tanto extraña sobre qué nos hace sufrir. Probablemente muy diferente (por estereotipada y homogénea) a todas aquellas situaciones en las que recomendamos a alguien que vaya a un psicoterapeuta.
Resultado de imagen de Wallapop estafa
El sufrimiento psíquico y su(s) respuesta(s) son uno de los muchos marcadores de qué rumbo toma la sociedad en cada momento. En un contexto social donde la división trabajo-vida personal se desdibuja progresivamente (soy asalariado pero también comerciante en Wallapop, casero en Airbnb, transportista en Blablacar, etc), que el sufrimiento vaya progresivamente cabiendo solo en formatos reglados y tarifados tiene connotaciones ideológicas y políticas complicadas. Por supuesto esto no invalida en absoluto la utilidad de las psicoterapias. Simplemente convierte en peligroso que sea la única forma de responder al sufrimiento que concebimos. Ante esta unicidad surgen dilemas como el de psicólogo-sindicato. Como si fueran excluyentes y soluciones absolutas.
¿No hay alternativa a esa dicotomía? Por supuesto que sí, la articulación de respuestas colectivas que consideren la salud individual en el contexto de la lucha colectiva por los derechos laborales debería ser uno de los objetivos de la acción comunitaria en salud en muchos barrios y en muchos grupos etarios. Pero también la forma en la que concebimos el malestar de nuestro interlocutor, en el trabajo, en la familia, en los amigos, en toda esa amalgama de gente en la interfaz trabajo-vida personal. Nuestra respuesta individual ante cada relato de sufrimiento forma parte de un discurso más amplio que, como un río, a veces nos dirige a donde conviene a otros y, a veces, podemos, poco a poco y entre todos, redirigir hacia el destino que queremos.
https://www.elsaltodiario.com/salud-mental/usted-no-necesita-psicologo-sino-sindicato
 

Una nueva muerte a causa del terrorismo patronal

CGT lamenta y condena una nueva muerte a causa del terrorismo patronal

El derrumbe de una parte en obras del hotel Ritz de Madrid se cobra la vida de un obrero y mantiene muy graves a otros tres
La Confederación General del Trabajo (CGT) lamenta, a través de un comunicado, el fallecimiento de un obrero de la construcción tras el derrumbe que se produjo en la tarde de ayer en las obras de remodelación del hotel Ritz de Madrid.
CGT explica que el derrumbe de este edificio se debió a una sobrecarga en el forjado del mismo, algo que debía estar controlado para evitar este tipo de situaciones que, lamentablemente se están convirtiendo en habituales y que nos traslada al angustioso rescate de los dos obreros fallecidos el pasado mes de mayo en el paseo Martínez Campos del distrito madrileño de Chamberí cuando, igualmente, trabajaban en una finca de considerable altura.
Resultado de imagen de accidentes laboral terrorismo patronalSegún la organización anarcosindicalista, la cadena de subcontratación y el ahorro de costes por parte de este tipo de empresas, tiene una relación directa con el incremento de la siniestralidad laboral que la Clase Trabajadora viene sufriendo de forma alarmante. CGT recuerda también que no se trata de cifras sino de personas que ven mermadas su salud y que en el peor de los casos terminan perdiendo la vida mientras trabajan.
CGT subraya que las personas trabajadoras menos protegidas son aquellas que no están organizadas sindicalmente. En sus empresas no se presentan denuncias ante la Inspección de Trabajo por temor a represalias.
CGT vuelve a exigir el fin de la precariedad laboral para evitar la muerte en el trabajo de aquellas personas más vulnerables, totalmente desprotegidas ante siniestros de este tipo que tan solo en la comunidad de Madrid y en lo que llevamos de año, suman 54 muertes.
Gabinete de prensa del Comité Confederal de la CGT.
http://www.rojoynegro.info/articulo/ideas/cgt-lamenta-condena-una-nueva-muerte-causa-del-terrorismo-patronal

17 sept. 2018

Hacia el aeropuerto sin empleados

Resultado de imagen de aeropuerto de GatwickEl aeropuerto de Gatwick y Easyjet ya están probando experimentalmente cómo hacer los embarques de los aviones sin personal presente en el lugar. O sea, ahorrarse las dos nóminas que normalmente son necesarias en un embarque.
La puerta 107 de la terminal remota está experimentando cómo funcionaría un sistema de embarque totalmente automatizado. El pasajero llega a la puerta de embarque y tiene que pasar por dos máquinas: en la primera, con su tarjeta de embarque, bien fisica o bien con el escaneo en el teléfono móvil del correspondiente código de barras, se establecen las características físicas del viajero.
A unos pocos metros debe de comparecer nuevamente, introducir la tarjeta, ser identificado por la máquina, y pasar para abordar el avión.
La experiencia no es nueva, aunque sí es de las primeras en Europa.
Su objetivo consiste en reducir la plantilla de trabajadores de los aeropuertos, que es uno de los conceptos de gasto más significativos para las aerolíneas. Incluso teniendo en cuenta que estos embarques en muchas ocasiones los hace un único operario, cuya función se suele limtar a comprobar la identidad y clasificar a los pasajeros según su prioridad en el acceso al avión.
Ni Easyjet ni el aeropuerto de Gatwick han explicado cuánto tiempo durará el experimento.
En Heathrow, por su parte, British Airways también está haciendo estas pruebas. En Alemania, en cambio, en varios aeropuertos es posible embarcar sin que se compruebe que la identidad coincide con la de la tarjeta de embarque. Sí se certifica que la tarjeta de embarque es correcta, pero no que quien viaja con ella sea la persona que efectivamente ha comprado el billete y lo ha pagado. En todo caso, el viajero sí ha pasado el control de seguridad que, si bien no confirma su identidad, sí certifica que no porta nada consigo que pueda suponer un riesgo.
https://www.preferente.com/opinion/javier-mato/hacia-el-aeropuerto-sin-empleados-280249.html

14 sept. 2018

Mercado laboral Precario=Pensiones insuficientes=Enriquecimiento empresarial

El sistema de Seguridad Social no se sostiene ya que la relación afiliado/pensionista va disminuyendo drásticamente…….. y así de forma continuada cada día existe una escusa para hacernos creer que no cabe otra solución que reducir las pensiones a asistenciales y que aportemos a planes de pensiones privados. Expliquemos quién no cotiza y si la relación es aceptable.
Resultado de imagen de Coordinadora de pensionistasDesde 1991 – 1996 la relación afiliado/pensionista fue descendiendo hasta alcanzar el 2.06, situación que creció notablemente hasta el 2007, pero que a partir del 2008 vuelve a descender hasta encontrarnos en el 2017 a una relación del 2.09.
Si consultamos viejos informes de académicos y expertos, vaticinaban que  bajar de la relación 2 personas ocupadas por pensionista (2/1) sería poner en una situación difícil al sistema, y  además preveían que entre 1995 y el 2025 la relación estaría en 1.73 considerando como óptimo la relación por encima del 2 a 1. Vemos como nuevamente dichos estudios  se están desacreditando poco a poco, aunque siguiendo en la política del miedo, encontrarnos en un 2.09 vaticina que el sistema está al borde de la insostenibilidad.
Lo que de verdad nos lleva, es  al borde de la insostenibilidad de nuestro estado de bienestar, el Gobierno presume del descenso de parados, incluso en afiliación, en este 2018 el número de cotizantes es de más de 18.502.088, cifra que no se alcanzaba desde el 2008, pero, sin embargo  la relación afiliado/pensionista  sigue estancada. ¿Cómo a más afiliación igual relación o peor?
Lo que ocurre es que las cuotas de afiliación que se utilizan para abonar las pensiones se han visto minoradas por más motivos que la propia crisis en sí, dichas cuotas son un aparte aportadas por el trabajador que debido a la precarización laboral, utilización masiva y abusiva de la contratación temporal, contratación a tiempo parcial , hace que aunque descienda  la tasa de desempleo, los ingresos son inferiores. Y la otra parte es abonada por las empresas, pero las políticas de promoción de empleo, hechas a menudo bonificando o reduciendo las cotizaciones sociales, facilitando el despido, rebajando los salarios, flexibilizando horarios, realizando horas extras no abonadas…etc han minorado así las cuotas empresarial de forma alarmante y con ello han traido a la Seguridad Social un gran agujero negro.
Resultado de imagen de pensiones dignas cgtPara que lo podamos entender todos, aquellos trabajadores  con una discapacidad igual o superior al 33%, el empresario recibe una bonificación de 4500 €/año, personas mayores de 45 años, mujeres etc . Otros casos son los contratos de formación donde las empresas no pagan seguros sociales durante toda su vigencia puesto que tienen derecho a la aplicación de una reducción del 100% de los seguros sociales. Y existen más casos con ventajas como bonificaciones a la cuota de la seguridad social, beneficios fiscales y subvenciones, todo del lado empresarial y como fomento de la contratación, pero que no ha repercutido en trabajos estables ni sueldos dignos y lo que sí a logrado es una fuga de ingresos del sistema de Seguridad Social para ponerlo en entredicho.
Tampoco es cierto que a menos trabajadores menos aportaciones, pues si antes se necesitaban tres trabajadores para pagar la pensión de un jubilado, dentro de cincuenta años sólo el cuarto de un trabajador sería necesario para sostener a un jubilado ya que con los trabajos más especializados los salarios deberían ser mayores  al  igual que ha pasado en la décadas anteriores.  No se puede argumentar por un lado, que nos faltarán trabajadores y por el otro, que va a existir exceso de trabajadores debido a los robots y otras tecnologías.
La otra parte de la balanza, es que el gasto en pensiones se dispara y el argumento es que las cuantías de los pensionistas entrantes es más alta que la de los salientes, con lo que añade dificultades a la financiación del sistema.  Cuando resulta que las pensiones llevan perdiendo poder adquisitivo desde el 2011.Y olvidándose que a mayor nivel de pensiones y mayor número de pensionistas, mayor es la demanda de productos y servicios, y con ello, mayor estímulo económico y mayor creación de riqueza. Situación que ha sucedido en los ciclos económicos repetitivamente.
Lo que sí sabemos es que un sistema público de pensiones sí puede decidir qué porcentaje de la renta nacional se destina a pensiones, de forma que esa cantidad crecerá si crece la economía y así el ratio entre cotizantes y pensionistas dejaría de tener importancia.
“GOBIERNE QUIEN GOBIERNE LAS PENSIONES SE DEFIENDEN”
#IPCesIPC

13 sept. 2018

GALERIA DE BUITRES CDLXII

Las prejubilaciones falsas, una mina para los "sindicalistas"

Los "sindicatos" aprobaron los ERE de las empresas mineras a cambio de beneficios particulares

El sector en el que más falsos prejubilados se han detectado en el escándalo de los ERE es el de la minería. Concretamente, en las empresas mineras que recibieron estas ayudas se han detectado 334 intrusos, de los que casi un centenar son sindicalistas. Este es otro de los nudos gordianos de este fraude: la connivencia de UGT y CC.OO. con el sistema arbitrario ideado por la Junta.
Para aprobar las reducciones de plantilla de las citadas empresas era necesaria la aprobación de los comités sindicales, que participaron en las negociaciones de los despidos colectivos para acordar las condiciones. Esa fue la razón por la que cobró tanta importancia en todo el entramado el sindicalista Juan Lanzas, que se acabó convirtiendo en el conseguidor que ponía en contacto a los empresarios con los altos cargos de Empleo. Los sindicatos tenían la obligación de revisar los listados de trabajadores que iban a cobrar las pólizas de prejubilación y, bien por acción, bien por omisión, permitieron la inclusión de personas que no habían puesto un pie en las compañías por las que iban a cobrar. En el caso de las minas esta situación es especialmente sangrante porque se trata de un sector que durante la última década ha sido en gran medida descapitalizado en Andalucía, pese a que es una de sus principales fuentes de riqueza, y porque el trabajo en las fajas mineras es muy agresivo, por lo que meter a intrusos en estas sociedades suponía un agravio para los trabajadores que sí se habían dejado la vida en las vetas de pirita o cobre.
El que fuera líder andaluz de Comisiones Obreros, Francisco Carbonero
El que fuera líder andaluz de Comisiones Obreros,
 Francisco Carbonero
Actualmente están imputados en esta pieza del caso Francisco Carbonero, que fue líder andaluz de Comisiones Obreras, y Manuel Pastrana, su homólogo en la UGT. Porque los ERE fueron una verdadera mina para sus militantes. Algunos de los sindicalistas imputados en la causa, que superan ya las 80 personas, metieron también a sus parejas como falsos prejubilados y se beneficiaron de las aportaciones multimillonarias que la Junta hizo en este ámbito.
Todo saltó a partir de la aparición del alcalde socialista de La Barca de la Florida (Cádiz) en la lista de prejubilados de la Faja Pirítica de Huelva. Roque Valenzuela había sido trabajador de Delphi, empresa gaditana que también recibió ayuda para un ERE. Pero cuando su compañía prejubiló a parte de su plantilla, Valenzuela estaba metido en la política, así que hubo que buscarle hueco después. Cuando la Guardia Civil se puso a tirar de ese hilo en todas las empresas mineras implicadas, como Boliden, La Herrería, Río Tinto, Zarza o Insersa, aparecieron cinco sindicalistas que nunca habían trabajado allí: Mariano Reyes, Lorenzo Mogedas, Juan Bravo, Mario Díez y Tadeo Domínguez. Pero ellos eran sólo la punta del iceberg. Por allí apareció también Juan Manuel Serrano, alcalde de la Zarza, que sí había trabajado en Insersa, pero que consiguió prejubilarse cinco años antes de que le correspondiera a pesar de que no había tenido un trabajo «sometido a condiciones de penosidad», según recalca la Guardia Civil en uno de sus atestados. Los nombres de los infiltrados comenzaron a desbordar a los agentes, que desde entonces han elaborado varios informes sobre esta rama concreta, cuya investigación judicial está todavía en fase incipiente, ya que está desgajada de la causa principal.
Los investigadores tienen claro ya, no obstante, que de los 1.169 trabajadores que se prejubilaron en las minas andaluzas, 334 eran intrusos. Un tercio. Y que tanto CC.OO. como UGT recibieron una parte del dinero. Además, los peritos de la Intervención General del Estado han confirmado en su informe correspondiente que los sindicatos fueron los «responsables de la elaboración de las relaciones de asegurados, así como de las actualizaciones de las mismas». No puede ser casualidad, por tanto, que muchos de los falsos empleados que se beneficiaron de esta «chapuza», como la calificó el propio Carbonero, fueran sindicalistas. Estaban allí para evitar los despidos, pero los aprobaron a cambio de su parte del pastel.
https://www.abc.es/espana/abci-prejubilaciones-falsas-mina-para-sindicalistas-201809090234_noticia.html

Un avión de Iberia recién estrenado aterriza de emergencia en Boston

Se trata del segundo Airbus A350-900 de Iberia, con matrícula EC-MYX, bautizado con el nombre de "Paco de Lucía", que la compañía estrenó el aparato en agosto en la ruta Madrid-Londres y desde el 1 de septiembre está programado en los vuelos a la ciudad de la Gran Manzana.
El avión, cuya llegada a Madrid estaba prevista para este miércoles, a las 10:00 horas, aterrizó sin problemas en el Aeropuerto de Boston, donde la aerolínea procedió a colocar a los pasajeros en otros velos o a trasladarlos a hoteles. Según la información que recoge la agencia Efe, del total de los pasajeros, 125 van a poder salir de Boston para continuar su viaje a Madrid en vuelos de Iberia y de otras compañías aéreas.
Debido a la alta ocupación que presentaban los hoteles de Boston, sólo había plazas disponibles para 55 pasajeros. No obstante, Iberia conunicó que los clientes que lograran reservar un alojamiento por su cuenta les rembolsaría el importe. Otros 110 pasajeros han sido trasladados en dos autobuses a Nueva York, donde hay más posibilidades de encontrar tanto plazas hoteleras como aéreas para volar a Madrid.
Finalmente, 30 pasajeros están esperando en el Aeropuerto de Boston a poder volar desde allí a Madrid o ser trasladados en autobús a Nueva York, de acuerdo con fuentes de Iberia.
Los A350-900 cuentan con 348 asientos: 31 en clase Business, 24 en cabina Turista Premium y 293 en clase Turista.
Iberia ha emprendido un ambicioso plan para renovar su flota hasta 2021. Desde 2011, ha pedido 56 aviones: ocho A330-300, 12 A330-200, 16 A350-900 y 20 A320Neo, de los cuales ya ha recibido 24. Al mismo tiempo, ha renovado por completo las cabinas de sus 17 A340-600.
https://www.hosteltur.com/108767_un-avion-de-iberia-recien-estrenado-aterriza-de-emergencia-en-boston.html

La Iberia de Luis Gallego se aprieta el cinturón a costa de la atención a sus pasajeros

Resultado de imagen de luis gallego iberiaEn los seres primeros meses de este año, Iberia acumula más de dos tercios de todas las reclamaciones por cancelaciones de vuelo, retraso o denegación de embarque que registró en 2017. Los datos hasta junio de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) no dan buen pronóstico para la aerolínea que preside Luis Gallego. Si la tendencia se mantiene, a una media de 274 quejas por mes, la compañía cerrará este año con un aumento de un 37% respecto a 2017.
Condenada a ser una aerolínea de segunda en un holding, IAG, que prima la posición de British Airways, la Iberia de Gallego mantiene su cinturón bien apretado ante unas turbulencias económicas que todavía no dejan espacio para confiarse.
Con su tercer Expediente de Regulación de Empleo (ERE) ya enfilado -con 2019 como horizonte para que sus trabajadores se acojan a la medida- y provisionado con 180 millones en el último ejercicio, la compañía habrá liquidado a más de 5.500 trabajadores.
Esta estricta reducción en costes laborales como una de las vías para mantener a la aerolínea en números negros y dejar atrás aquella época en que se perdía un millón de euros diario se deja sentir en el servicio que ofrece la compañía a sus pasajeros y empaña su esfuerzo de renovación de la flota.
¿De qué sirve gastar millones en aviones más nuevos y eficientes si tus pasajeros van mal atendidos? Esa sería quizá la pregunta que Gallego debiera hacerse el día que decida devolver a la aerolínea el prestigio que un día tuvo.
https://www.elespanol.com/economia/empresas/20180910/leones-luis-gallego-iberia-marcos-ruao-fnac/336366362_15.html

12 sept. 2018

La gestión de perfiles y la trazabilidad de la mercancía “ciudadano/trabajador”

La capacidad para perfeccionar la extracción de valor de las rutinas y perfiles de los ciudadanos es una de las características esenciales de las tecnologías digitales. Pero lo esencial es entender que es sobre ellas donde el último capitalismo parece descansar la nueva ola de acumulación de capital.  Las personas somos ya un producto al que su trazabilidad les convierte en fuente de datos y de negocio de gran importancia.  Y el blockchain, la inteligencia artificial y el internet de las cosas acentuará esa realidad.
En otro artículo expuse los rasgos de la trazabilidad aplicada al trabajo.  Aunque el concepto empezó como algo limitado a algunos productos, destinado a explorar su histórico, su ubicación y su trayectoria a lo largo de la cadena de suministros, se extiende ahora a todos los procesos en los que el rastreo de datos ofrece opciones de negocio.
Resultado de imagen de publicidad programáticaUsted, como lector de información en internet, es ya “una mercancía trazable”. Se habrá dado cuenta que después de interesarse en Google por cualquier producto (un tipo de zapatos, por ejemplo) los anuncios de zapatos similares le aparecerán en cuantas noticias lea o webs visite desde ese momento. Le siguen al milímetro. Es la consecuencia de la llamada  “publicidad programática” que está basada en algoritmos que establecen coincidencias instantáneas entre su navegación por la red y los espacios disponibles en diversos medios online, que permiten casar los datos que tienen los anunciantes respecto al perfil de lo que usted aporta. Esa “coincidencia” es transferida instantáneamente de una web a otra en la medida que usted navega, de modo que va enriqueciendo el conocimiento de su perfil en cada paso que da.
La información que interesa para cada producto y para cada ciudadano se gestiona desde plataformas de Marketplaces en las que convergen y se sistematizan los datos obtenidos y suministrados por los Data Partners. Ese rol lo cumplen Google, Microsoft, Amazon, Telefónica, Airbnb, Inditex… pero también cualquier empresa con grandes ficheros de clientes a los que hayamos autorizado mediante un “acepto”, más o menos inconsciente, a gestionar nuestro perfil.
De modo que usted (y tambien el zapato como mercancía física) son “productos trazables” perseguidos al detalle y sobre los que se acumulan los datos básicos almacenados (de usted, sus gustos y necesidades pero tambien sus opiniones; del zapato, los posibles compradores) que son procesados en esos grandes Market Places hasta convertidos en objeto de comercio que ofrecen como producto elaborado al mercado. No lo olvide: el producto (también) es usted.

Resultado de imagen de no somos mercanciaEl trabajo como “objeto trazable”: el futuro que se nos viene encima
Cada producto tiene su proceso productivo y su trazabilidad. No es lo mismo la trazabilidad del acero o la del cemento que la de la merluza o los medicamentos. Ni, por supuesto, la del trabajo. Cada proceso requiere no solo unas herramientas tecnológicas especificas sino también unos datos específicos que permiten certificar su recorrido y sus rasgos cuantitativos y cualitativos.
El contexto de la trazabilidad del trabajo es evidente. Los dispositivos y las nuevas herramientas extienden el tiempo de trabajo a cualquier lugar, cualquier momento y cualquier circunstancia. La disponibilidad del trabajador se convierte en un valor en si mismo, al margen de lo que diga oficialmente la jornada. La frontera trabajo-no trabajo se diluye. Es como si cada persona debiera evidenciar su disponibilidad las 24 horas del día dejando constancia, en cada momento, si está ocupado, disponible o no disponible. Esos son los parámetros ahora. El derecho a la desconexión se formula como deseable pero es difícilmente regulable, como si el trabajo presencial continuara en formas parciales de teletrabajo en un continuo sin límites.
Al tiempo, cualquier lugar puede ser ya lugar de trabajo. La geolocalización medida por GPS aporta nuevas soluciones de identificación y optimización de los servicios.
En ese contexto, el salto dado hacia la trazabilidad del ciudadano como mercancía (su perfil, sus datos) es determinante para construir la trazabilidad del trabajo. La capacidad para disponer de todos los datos precisos y contrastados de su histórico laboral (origen, formación, experiencias laborales, participación en conflictos, absentismo, incidencias… ), la capacidad para rastrear su recorrido presente (donde está en cada momento, tiempos dedicados a desplazamiento y a trabajos específicos, los descansos…) o para medir su contribución (la productividad en cada momento, indicadores de eficacia y calidad, evaluación de su trabajo…) están entre ellos.
La trazabilidad del trabajo y la nueva gestión de “recursos humanos”
 Lo esencial es que estamos en puertas de cambios significativos en los parámetros de gestión de “recursos humanos” y en los sistemas de confianza que los justifican. Veamos cómo:
  1. La nueva búsqueda y selección de personal se estructura a partir de nuevas herramientas basadas en blockchain. Forman parte de nuevas lineas de servicios que paradójicamente se agrupan bajo la denominación de “reclutamiento”, un término asociado a la milicia que anticipa ya la importancia asignada a los candidatos.  Para la selección utilizan parámetros que priorizan a unos sobre otros atendiendo a los perfiles y datos históricos digitales de cada trabajador. A partir de ahora, cualquier tentativa de elaborar “listas negras” que penalizaran a los trabajadores incómodos, sería tarea objetiva asignada a los propios algoritmos.
La plataforma Chronobank está especializada en los servicios de contratación de autónomos (ha leído bien, sólo de autónomos, los asalariados son el pasado) mediante la tecnología blockchain que permite clasificar y seleccionar a los candidatos atendiendo a su “reputacion” y anuncia el uso de “contratos inteligentes” anticipo del posible uso de monedas virtuales para el pago de servicios.
  1. El control de la actividad y rendimientos la aporta automáticamente el dispositivo que acompaña al trabajador, normalmente su propio smartphone. Cuando se trata de servicios que conllevan desplazamientos (mantenimiento, reparaciones, seguridad, transporte, servicios al hogar…), ese control comienza conociendo el tiempo que tarda en llegar al lugar y preparase para la tarea, el tiempo ocupado en resolverla, las consultas que realiza a través de su monitor de apoyo y la firma del usuario-cliente como garantía de culminación del servicio.
El brazalete patentado por Amazon es un nuevo dispositivo pensado para actividades desarrolladas en grandes instalaciones. Permite identificar los movimientos y el lugar exacto de las manos de los trabajadores controladas por vibración con el objeto de reducir el tiempo perdido. La intensidad del trabajo o el relajo y escaqueo en las tareas, y, en consecuencia, la productividad de cada persona son medidos minuto a minuto.
  1. Las políticas de retribuciones y promociones empiezan a estructurarse mediante algoritmos. El volumen creciente de datos disponibles sobre cada persona (big data) tiene en las empresas una aplicación evidente para la gestión del trabajo asociada a los algoritmos. Permiten construir ecuaciones complejas de las que se obtengan “propuestas objetivas” que personalizan la trayectoria de cada trabajador.
No solo las plataformas colaborativas volcadas en el trabajo de autónomos, como Uber, o de Google España que confía en su sistema basado en algoritmos para impedir la existencia de brecha salarial entre hombres y mujeres. Muchas de las grandes corporaciones se sienten tentadas a ese nuevo mito que pretende “objetivar” las relación con sus empleados.
  1. Los algoritmos facilitan también que sea el propio usuario/cliente el que aporte su “evaluación democrática” del trabajo realizado. Esas valoraciones forman parte del histórico de cada trabajador y se convierte en un rasgo esencial que mide su reputación.
Cada uno de nosotros como cliente de un servicio “persona a persona”  (comercio, mantenimiento y reparaciones, talleres, hostelería, call center …) habrá ya evaluado el servicio recibido mediante el uso de notas o emoticones que sintetizan su grado de satisfacción. Y probablemente conozca que una valoración inferior a un 8 sobre 10, suele provocar, automáticamente, una penalización en la retribución.
Los llamados sistemas de Evaluación 360 tratan de extender esa lógica a todas las empresas de forma que sean los “usuarios internos” (no solo los jefes, también los compañeros o los subordinados), los que evalúen democráticamente a cada trabajador.
El mundo se adentra en una nueva dimensión que permiten vislumbrar la consecución de aquellas utopías sociales que asociaban el trabajo a una actividad que nos realice como persona en un entorno social democrático, (ver aquí ese dialogo con las utopías de Marx). Pero, en paralelo, se encuentra al borde de convertir el trabajo de las mayorías en una nueva distopía cargada de angustia.
Las bases de la nueva acumulación de capital
Aprovechar las lagunas regulatorias, sortear los contrapesos y las “rigideces” que conlleva someterse a la negociación colectiva, se percibe como una necesidad si se quiere aprovechar las ventajas del momento. El mercado de trabajo debe continuar uberizándose, evitando que las instituciones tomen las iniciativas adecuadas que igualen el terreno de juego y normalicen los nuevos derechos.
La nueva oleada de acumulación de capital depende de saber aprovecharse de las ventajas que conllevan situarse en esos espacios de frontera desregulados en las que las instituciones tardan en posicionarse. Si esas fronteras están en continuo avance y el gap regulatorio se sitúa en el entorno de 10 años, el negocio consiste en la capacidad de moverse durante ese periodo en esos espacios sin ley.
Por si no le viene una imagen adecuada se la facilito: vaqueros expoliando a los indios otra vez.
 

GALERIA DE BUITRES CDLXI

El negocio del grifo: uno de cada cinco euros del recibo municipal va a beneficios de las empresas
Uno de cada cinco euros que los ciudadanos pagan en el recibo del agua en las principales ciudades de España acaba en la cuenta de beneficios de las empresas que gestionan el suministro, con unas rentabilidades netamente superiores cuando esos servicios de suministro y depuración han sido privatizados que mientras se mantienen públicos, según revela una ponencia presentada por los profesores del Departamento de Análisis Económico de la Universidad de Alicante Martín Sevilla y Teresa Torregrosa en el Congreso Ibérico de Gestión del Agua celebrado esta semana en Coimbra (Portugal).
Los profesores han estudiado las cuentas oficiales de diez empresas públicas y siete privadas que gestionan el suministro de agua de boca y la depuración de las residuales en algunas de las principales ciudades españolas, entre ellas Madrid, Barcelona, Sevilla, Bilbao o Málaga, que suman 15,8 millones de habitantes.
Esas 17 sociedades “representan el 34% del total de la población, el 39% del total de los hectómetros cúbicos consumidos y solo el 13% de los kilómetros de las redes de abastecimiento siendo su cifra de negocios el 57% del total”, datos indicativos de que el negocio del grifo se concentra en las aglomeraciones urbanas, donde el cliente está concentrado y la infraestructura necesaria es mucho menor que en las zonas rurales.
Un estudio revela grandes diferencias en las cuentas de ingresos y de gastos entra la empresas públicas y privadas de gestión del agua. FOTO. PIXABAYLa cifra de negocio conjunta de esas 17 empresas en 2016 sumó 2.041,9 millones de euros con los que obtuvieron un resultado de explotación o beneficio bruto de 392,6 millones; es decir, que prácticamente uno de cada cinco euros ingresados (el 19,2%) fueron ganancias brutas.
Sin embargo, esos resultados no fueron homogéneos sino que se observan grandes diferencias entre algunos de los capítulos de ingresos y de gastos según se trate de empresas públicas o de sociedades privadas: las segundas obtienen mayores rentabilidades que las primeras tanto por habitante atendido como por caudal suministrado, mientras que sus costes declarados de aprovisionamiento son claramente superiores.

Diferentes tarifas, distinto negocio

Así, resulta significativo que de las siete empresas privadas analizadas (Agbar en Barcelona, Emaem en Alicante, Emuasa en Murcia, Aigües d’Elx en Elche, Ematsa en Tarragona, Aguas de Albacete y Emagrasa de Granada), únicamente las dos últimas obtengan rendimientos de menos de dos millones de euros por hectómetro cúbico suministrado, lo que supone dos euros por metro cúbico, mientras que, por el contrario, y con la excepción de Emaya en Palma, que supera los 2,5 por las peculiares condiciones de abastecimiento de la isla y por gestionar también las basuras, ninguna de las sociedades públicas o mixtas del ciclo del agua analizadas alcanza los dos millones por hectómetro cúbico.
Así, el Canal de Isabel II madrileño se acerca con 1,75, mientras la sevillana Emasesa, el consorcio de Bilbao y la malagueña Emasa superan el millón; no alcanzan esa cifra las empresas de aguas de Gijón, Burgos y A Coruña y se quedan por debajo de los 500.000 euros las de Cuenca y Vitoria.
Las tarifas aplicadas por las empresas públicas son inferiores a las privadas
Esas diferencias, apunta el estudio, pueden indicar “que las tarifas aplicadas por las empresas públicas son, por media, inferiores a las privadas. En los casos de Gijón, La Coruña y Cuenca, bastante inferiores. Por el contrario, las de Tarragona y Murcia son muy superiores al resto”.
Las diferencias son también notables en los ingresos por habitante, en los que el nivel de las privadas comienza en 120 euros anuales y llega a 160, salvo en Granada por la escasa eficiencia y las elevadas fugas que registra la red, mientras el de las públicas va de 20 a 120 con las excepciones de Palma (más de 180) y Madrid (138).

Los costes de aprovisionamiento

También llama la atención la diferencia entre los costes de aprovisionamiento, compra de agua y consumo de energía para bombearla y transportarla que anotan unas y otras en sus cuentas. Esta partida consume entre el 30% y el 70% del volumen de negocio de los servicios privatizados, de nuevo con la excepción de Granada, mientras, entre las públicas, solo en Gijón (38%) se supera esa cota. Ese gasto resulta testimonial en Cuenca, Sevilla y Vizcaya, en este último caso a pesar de recibir parte del suministro a través de un trasvase del Ebro.
“En este apartado sería muy conveniente conocer cuáles de estos costes se deben a las compras mayoristas de agua”, anotan, y a “los importantes costes de electricidad para elevar o impulsar el agua en sus distintas fases”.
Sin embargo, “prácticamente ninguna empresa diferencia estos costes en los documentos presentados en el Registro Mercantil, por lo que no podemos saber cómo influye cada uno de estos apartados en los costes totales”. En cualquier caso, apuntan que “los mayores costes agregados de las empresas privadas pueden también deberse a estar estas situadas con mayores precios del agua (zona de la Mancomunidad de Canales del Taibilla) o con mayores accidentes geográficos que exigen mayores consumos eléctricos”.

Ajustar el nivel de costes con las tarifas dadas

No obstante, y pese a las limitaciones de su investigación, Sevilla y Torregrosa reseñan cómo “los resultados de explotación presentan también datos reseñables que marcan la diferencia entre lo público y lo privado”.
Así, “la cierta homogeneidad” de beneficios finales entre el 8% y el 15% de las segundas, aunque los mejores resultados los obtiene el Canal de Isabel II con un 27%, parece indicar, “en comparación de las oscilaciones en otros parámetros, que ha habido un ánimo de ajustar previamente la cuenta de resultados a un propósito definido (…), como si lo hubiesen configurado de antemano”.
“Con estas cifras, podemos considerar que sus cuentas se hacen al contrario, es decir, con las tarifas dadas, ajustar un nivel de costes que den como media, unos resultados de explotación alrededor del 8%”, indican.
Una táctica de ese tipo explicaría “que existan mayores o menores contrataciones externas de servicios en función de la situación de cada una de las empresas” privadas, aunque “difícilmente podemos saber con estos resultados si ellos son debidos a una buena gestión o a que no se han llevado a cabo las inversiones necesarias en las redes de suministro o alcantarillado para de esta forma no lastrar las cifras de resultados finales”.
También resultan netamente superiores las partidas que las sociedades privadas anotan como amortizaciones de material en relación con su cifra de negocios, aunque eso puede deberse a las exigencias contables, mientras que las de personal resultan claramente inferiores, lo que indica una productividad más elevada.

Un auténtico desbarajuste

Los profesores critican la dificultad para acceder a información sobre los costes de la gestión del ciclo del agua en España. “Nos encontramos con un auténtico desbarajuste que no permite tener una idea adecuada del funcionamiento económico de un sector que, aunque considerado clave, el agua, deja mucho que desear respecto a su trasparencia informativa y responsabilidad pública”.
En este sentido, destacan que preguntas como cuáles son los costes de suministro a las ciudades cuál es la eficiencia económica de las distintas empresas “están lejos de poder ser contestadas de una forma consistente con el consenso de investigadores y responsables de estos servicios”.
Esas limitaciones, añaden, “ponen en evidencia la necesidad de realizar cambios legales que nos permitan tener una información seria sobre un sector público tan relevante como es la gestión del agua en nuestras ciudades”.
https://www.publico.es/economia/consumo-negocio-grifo-cinco-euros-recibo-municipal-beneficios-empresas.html
 

La estrecha relación entre los paraísos fiscales y el cambio climático

Un nuevo estudio de la Universidad de Estocolmo alerta sobre el papel de los paraísos fiscales en la destrucción del medio ambiente
La revista Nature Ecology & Evolution ha publicado un informe realizado por el Centro de Resiliencia de la Universidad de Estocolmo en el que analizan el uso de los paraísos fiscales por parte de los conglomerados agroindustriales que operan en la selva amazónica y las empresas pesqueras involucradas en actividades ilegales.
El estudio denuncia que el uso de los territorios con una fiscalidad laxa y el secreto financiero que les proporcionan ha reforzado las industrias vinculadas a la deforestación amazónica y al agotamiento de recursos naturales.
Afluente del Amazonas dañado por los procesos de deforestación
Afluente del Amazonas, cerca de Manaos,
dañado por los procesos de deforestación
En dicha investigación se han analizado los datos del banco central brasileño para poder determinar las relaciones de las principales multinacionales agroalimentarias que operan en el país y los paraísos fiscales. Los datos analizados, correspondientes al periodo entre 2000 y 2011 ya que no existen datos posteriores, revelan que al menos nueve de los mayores productores mundiales de soja y carne de vacuno, dos industrias consideradas como los principales impulsoras de la deforestación, utilizan subsidiarias en este tipo de territorios para financiar sus operaciones en la selva amazónica. Cerca del 70% del capital extranjero, unos 18.400 millones de dólares, llegó a las empresas que operan en Brasil tras pasar por complejos de ingeniería fiscal y flujos de capitales usando subsidiarias de las propias empresas en territorios donde la factura fiscal es prácticamente nula y que brindan a estas empresas opacidad en sus operaciones.
Según los investigadores, “la prueba directa de causalidad sigue siendo esquiva” ya que es imposible establecer un vínculo directo entre el flujo de capital procedente de los paraísos fiscales, el uso de la tierra y el daño ambiental, pero alertan que la falta de transparencia asociada a las operaciones en los paraísos fiscales dificulta a los organismos de control y a los investigadores el seguimiento de la forma en que la financiación extraterritorial puede afectar a las operaciones sobre terreno.
En cambio, para el economista e integrante de la Plataforma contra los Paraísos Fiscales, Walter Acis, la relación es clara ya que, como explica a El Salto, el que este tipo de empresas contaminantes aprovechen las ventajas fiscales y de opacidad que les ofrecen estos territorios al localizar sus subsidiarias en ellos “facilita una sobre acumulación (capitalización de beneficios que no rinden impuestos), lo que permite potencialmente aumentar su capacidad inversora en procesos que aceleran el cambio climático”.
Esta misma investigación también se ha adentrado en la estructura fiscal de las grandes empresas pesqueras. El informe descubre que el 70% de los buques identificados por la Interpol como responsables de llevar a cabo actividades de pesca ilegal o no regulada tienen, o han tenido, banderas de paraísos fiscales. Estas grandes empresas pesqueras usan, principalmente, los mismos países que utilizan las grandes multinacionales de cruceros para evadir impuestos y funcionar de una manera opaca a las regulaciones internacionales: Panamá y Belice.
Esta investigación, por el momento, solo abarca estos dos sectores, pero, según explica el responsable del área de Cambia Climático de Ecologistas Javier Andaluz a El Salto, hay que tener en cuenta que los principales sectores económicos responsables de las emisiones de CO2, tales como el energético, minería o el transporte, “alcanzan su máxima expresión con el capitalismo globalizado”, y alerta que en este sentido “tienen relevancia todos los mecanismos que engrasan y facilitan el flujo global de recursos materiales y energéticos, como son los paraísos fiscales, pero también los tratados comerciales (llamados de ‘libre comercio’) que fomentan las inversiones y los flujos comerciales garantizando los intereses de las grandes firmas capitalistas y debilitando la capacidades de regulación de los estados nacionales”.
Los Papers  del cambio climático
Las investigaciones del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ por sus siglas en inglés), conocidas como los Panama Papers o los Paradise Papers, sobre el uso de los paraísos fiscales por parte de miles de empresas y particulares, ya mostraron cómo las compañías de recursos naturales y agroindustriales a menudo se aprovechan del secreto que proporciona la industria offshore para varios propósitos, incluyendo la evasión de impuestos. 
Resultado de imagen de Paradise Papers
Como ejemplo, en 2017, los medios colaboradores con el ICIJ Premiere Lignes en Francia y Poder360 en Brasil, publicaron, gracias a los Paradise Papers, que la empresa brasileña Amagi, comercializadora de granos, oleoginosas y sus derivados, y la multinacional suizo-francesa Louis Dreyfus crearon en 2009 una empresa conjunta para operar en Bahía y otras áreas de Brasil. Según la investigación, el verdadero propietario de la filial subsidiaria utilizada en las Islas Caimán era el actual Ministro de Agricultura de Brasil, Blairo Maggi. 
Otro informe de ICIJ publicado en noviembre de 2017 encontró que un productor de pulpa y papel con sede en Singapur utilizó una red de compañías ficticias para evitar el pago de impuestos retenidos sobre los préstamos y para expandir sus operaciones en Indonesia, al tiempo que supuestamente contribuyó a la destrucción de la frágil selva tropical del país. 

¿Y si no existieran esos paraísos fiscales?

Según la estimación de un informe elaborado por Amigos de la Tierra Internacional (ATI), con el dinero que los gobiernos pierden por culpa de la existencia de los paraísos fiscales, en los próximos 15 años se podría abastecer a África, América Latina y gran parte de Asia al 100% con energías renovables. En otras palabras, los ingresos públicos que se pierden a través de los paraísos fiscales alcanzarían para suministrarle en 2030 a la mitad de la población mundial 100% de energías renovables.
ATI estima que las inversiones adicionales requeridas para suministrarle a la mitad del mundo 100% de energías renovables ascenderían en promedio a 507.000 millones de dólares anuales en un período de 15 años. Esta cifra es muy inferior a las estimaciones de ingresos públicos perdidos a nivel mundial a través de los paraísos fiscales. Una investigación del Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que la pérdida de ingresos fiscales del conjunto de los Estados como consecuencia del fraude fiscal, sin tener en cuenta las operaciones en paraísos fiscales que gracias a las regulaciones internacionales y la ingeniería fiscal son legales, se elevaría a los 600.000 millones de dólares anuales. La Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos estima que los países en desarrollo pierden cada año unos 200.000 millones de dólares debido a la evasión fiscal. Algunos cálculos, como la de los economistas Gabriel Zucman y Thomas Piketty, elevan esa cifra mucho más.
Uno de los autores principales del estudio de la Universidad de Estocolmo, Víctor Galaz, alertó, tras presentar el informe, de que es hora de “empezar a ver los costos ambientales de los paraísos fiscales y cómo los actores y los flujos financieros están dando forma al planeta de maneras muy profundas”. El Centro de Resiliencia ya ha anunciado que seguirá publicando nuevas fases de este estudio que abarcaran otros sectores, empresas y países.
https://www.elsaltodiario.com/paraisos-fiscales/la-estrecha-relacion-entre-los-paraisos-fiscales-y-el-cambio-climatico

17 - Sept.: Gobierne quien gobierne las Pensiones se Defienden

No hay texto alternativo automático disponible.

10 sept. 2018

La discriminación laboral por edad en España

En España, los trabajadores por cuenta ajena “seniors”, de más de 50/55 años, sufren una doble discriminación laboral.
En primer lugar, los trabajadores desempleados de este rango de edad, salvo excepciones, tienen muy difícil volver a trabajar por cuenta ajena, al menos en un régimen “normal”. Las empresas no tienen interés en emplear a un senior que conoce sus derechos laborales, tiene una experiencia que tratará de que sea valorada y será, en general, más difícil de gestionar. En cambio, preferirán emplear a un junior, educado en una cultura más mercantilista, cuya falta de experiencia se puede compensar, en parte, por algún curso de formación y que no creará problemas ya que no se diferencia de otros cientos con su misma formación y capacidades.
Resultado de imagen de La discriminación laboral por edadNo es rentable, para la mayor parte de las empresas, reintegrar a seniors en paro, pese a las ayudas que las Administraciones dedican a esta opción.
En segundo lugar, los trabajadores de este rango de edad con empleo, pese a estar en su momento más alto de productividad, sufren una presión creciente para que abandonen la empresa mediante distintos mecanismos, entre los cuales se encuentran las prejubilaciones, las bajas incentivadas, e incluso los despidos directos o el acoso laboral. Por el sueldo (y derechos adquiridos) de un empleado senior se pueden contratar 2 e incluso 3 empleados juniors, y de nuevo, la experiencia de los primeros se compensa teóricamente con formación, consiguiéndose a la vez un ambiente laborar más “dócil”. Además, la Reforma Laboral que tenemos en vigor en España desde 2012 (aunque el problema ya empezó con la reforma de 2010), ha fomentado este proceso al abaratar los costes del despido, con lo cual las negociaciones de salidas voluntarias y los despidos se han abaratado para la empresa.
Estos no son fenómenos que se produzcan sólo en España, por supuesto, como se puede ver en el siguiente gráfico (fuente: ODCE), pero es evidente que estamos a la cola de Europa, ya que países como Bélgica o Francia tienen sistemas de protección social mucho mejores que los nuestros y que palían en mayor o menor grado este problema.
Tampoco la discriminación por edad de trabajadores empleados es un invento español, al menos que yo sepa. En Estados Unidos, una conocida gran empresa trasnacional, con implantación en España, está siendo investigada por discriminación por edad.
La diferencia, en España, es que la legislación laboral existente favorece estas prácticas.
Y eso tiene un impacto en la economía nacional.
Los exempleados seniors que no tengan un gran capital que les permita ser rentistas hasta la edad de jubilación, tienen sólo tres alternativas, dando por supuesto que no van a volver a trabajar por cuenta ajena en condiciones “normales”:
  • Trabajar en negro. Esta es la situación más frecuente para los profesionales de menor cualificación. Pueden trabajar incluso para sus antiguos empleadores, o independientemente, en una situación de gran precariedad personal, de ilegalidad y de alto riesgo laboral.
  • Trabajar como autónomos: Es una versión más legal del caso anterior, que al menos es legal y segura, aunque igualmente precaria. Los falsos autónomos, contra los que se está empezando a actuar, tiene un respetable porcentaje de trabajadores seniors. Para los profesionales con más cualificación, la figura más habitual es la del freelance, aún más legal, pero precaria en cuanto a la continuidad.
  • Emprender un negocio: Esta opción está al alcance de muy pocas personas, ya que requiere capital, además de una idea singular, y una asunción de riesgos elevada. Suele ser la escogida por profesionales muy cualificados y con un nivel económico elevado.
En todo caso, cualquiera de estas “soluciones” descapitaliza de conocimiento la sociedad y el propio tejido empresarial, además de los costes que suponen las actividades negras o grises desde el punto de vista fiscal.
¿Qué deben hacer las Administraciones ante esta situación? En mi opinión tienen muchas cosas que pueden y deben poner en marcha:
  • Las ayudas a la contratación de mayores de 50 años (en realidad empiezan a los 45 años) son claramente escasas. Es necesario incrementarlas sustancialmente.
  • La actual campaña para eliminar los falsos autónomos es útil, y debe de seguirse trabajando en esa línea.
  • Es necesario crear nuevos organismos administrativos de control de malas prácticas empresariales en materia de Empleo. Los actuales son claramente insuficientes. En España no existe un organismo equivalente, en funciones y capacidades, a la Comisión de Igualdad de Oportunidades para el Empleo de Estados Unidos (https://www.eeoc.gov/spanish/), y debería haberlo.
Pero y, sobre todo, para que este fenómeno discriminatorio no siga adelante y se incremente, hay que atajar la causa raíz, que no es otra que la Reforma Laboral de 2012. Es necesario y urgente abolirla.
https://blogs.publico.es/econonuestra/2018/09/10/la-discriminacion-laboral-por-edad-en-espana/