2 jul. 2018

El Apartheid europeo y el Guantánamo español

Arranque de caballo, parada de burro y la cebada al rabo. Esta es la imagen que podría identificar a la política migratoria de Pedro Sánchez. Gestos y contragestos, pero con un retroceso cruel. Primero lideró el humanitario rescate de los náufragos del buque Aquarios. Y ahora apadrina guantánamos para emigrantes, refugiados y apátridas, los nuevos pobres de la tierra. Una aberración que amplia y magnífica esos infaustos centros de retención ilegal en territorio nacional que son los CIE. Apartheids legales que vulneran normas elementales de los Derechos Humanos y que solo en España contabilizan ya 7 suicidios, 35 huelgas de hambre, 33 motines y 11 intentos de fuga. Es decir, el gobierno socialista asume como un avance uno de los aspectos más degradantes y bárbaros del control de los movimientos migratorios forzados.
Y si eso no fuera poco, el compromiso adoptado en la cumbre de Bruselas del pasado 28 y 29 de junio se hace para contemporizar con los gobiernos xenófobos que pululan por medio continente. La Italia postfascista y sus aliados del antiguo Bloque del Este han impuesto sus tesis negacionistas, sin que los líderes europeos que blasonan de salvaguardar los principios democráticos de la UE ofrecieran una alternativa decente e inclusiva. Mutatis mutandis como en los años treinta del siglo pasado ocurrió al plegarse “el mundo libre” a las amenazas anexionistas de Hitler. La carga de la prueba ha pasado así de los “nuevos esclavistas”, que hasta ayer podían ser objeto de sanciones y estigmatización social por vulnerar los acuerdos de la UE, a los gobiernos de los estados miembros que han sucumbido a la política supremacista de “los nuestros primero”.
De ahí el carácter de simple “pacto voluntario” del plan y no de acuerdo jurídico, que hubiera necesitado su aprobación por una mayoría reforzada que englobara el 55% de las naciones integrantes y el 65% de la población. Tráfico de personas institucionalizado al por mayor, porque la infeliz iniciativa ni siquiera compromete a los veintiocho. Lo deja al albur de las partes contratantes. Se supone que dependiendo de la “memoria económica” con que se dote esa medida para establecer los campos de concentración del siglo XXI en tiempos de paz. Lo que Sánchez en una conferencia de prensa posterior al Consejo Europeo calificó como “volcar recursos económicos”. En la línea de lo que ya ocurre con la Turquía de Erdogán y la Libia de las milicias tribales. Un régimen autoritario y un estado fallido subcontratados para oficiar de carceleros del nuevo proletariado a cuenta de financiaciones multimillonarias de las arcas comunitarias.
Resultado de imagen de buque AquariusTodo ello para asegurar la zona de confort de la Unión Europea y de sus timoratas sociedades. Porque delante y detrás de semejante disparate, que redefine la orientación y las prioridades de la UE de ahora en adelante, existen masas de votantes que desde Hungría a Italia apoyan a partidos ultras y euroescépticos. De pronto, cuando parecía que España auspiciaba una senda de solidaridad ejemplarizante, nos hemos metido de hoz y coz en la segunda legislatura de Zapatero. Entonces el PSOE capituló ante la Alemania y la troika aceptando la voraz reforma exprés del artículo 135 de la Constitución, y ahora Sánchez ha hecho otro tanto para salvar a Merkel del acoso de sus socios de gobierno. En ambos casos hemos sido damnificados netos de los intereses estratégicos del país germano en el (des)concierto europeo.
Porque no hay ningún eje Macrón-Sánchez inspirador de una política altruista en el tema de los inmigrantes y refugiados, como quiso hacer creer el ridículo aparato de propaganda de Moncloa. De entrada, los países que aparecen en todas las quinielas para implementar en su suelo “plataformas regionales de desembarco”, según el diseño del núcleo duro de Bruselas, son Grecia y España. El gobierno de Tsipras y la coalición radical de izquierdas que acaba de cumplimentar el tercer rescate y el flamante ejecutivo socialista de “somos la izquierda” cuyo presidente decía hace sólo una semana que “la política migratoria debe tener una respuesta común europea”, mientras callaba ante la pregunta de si persistirían las devoluciones en caliente (El País, 24/06/18).
Mientras esto sucedía en Bruselas, en la orilla sur del Mediterráneo se visionaba la tragedia de los balseros en clave de juego de tronos. La visita al reino de Marruecos de los ministros de Exteriores e Interior para externalizar a Mohamed VI el negocio segregacionista, quedaba en el limbo hasta que la oferta se haga irresistible. Pero además, instados por los medios, los neófitos Borrell y Grande-Marlasca incurrían en la indignidad de avalar las condenas por las protestas en el Rif y la tesis de Rabat sobre el contencioso saharaui con el expediente cómplice de la no injerencia. Al fin y al cabo, muertos de hambre a uno y otro lado del mare nostrum, como vocean Trump y Salvini a sus respectivas y fervorosas clientelas.
Rafael Cid
http://rojoynegro.info/articulo/ideas/el-apartheid-europeo-el-guant%C3%A1namo-espa%C3%B1ol

No hay comentarios:

Publicar un comentario